Críticas literarias

Notas sobre M. (por Delia)

albert-camus-el-extranjeroOs paso mis apuntes sobre el personaje, que vienen de las anotaciones de mi libretita de los Carnets, donde Camus explica (y al tiempo difumina) su intención. (Mucho mejor usar las palabras de Albertito, dónde va a parar).

– 1. M. se limita a contestar

M. es alguien que “no tiene iniciativas en ningún momento”, se limita a contestar las preguntas, tanto de la vida como de los hombres (Carnets II).

La actitud de M. hasta el disparo es la de un hombre que decide hacer las cosas siempre que no tenga una razón en contra (Mitas, todo esto son subrayados de 1ª parte, cap. 3 y 4):

“No tengo, además, razón alguna para no hablarle”.
“No dije nada y volvió a pregntarme si quería ser su camarada. Dije que me daba lo mismo y pareció contento”.
“Me esforcé por contentar a Raymond porque no tenía razón para no hacerlo”.
“A mí me daba lo mismo ser su camarada”.
“Me preguntó si la quería. Le respondí que eso no significaba nada”.
“Dijo que me necesitaba como testigo. A mí me daba lo mismo, pero no sabía lo que había que decir”.

– 2. M. personaje en negativo

M. simplemente responde las preguntas, primero “las que el mundo plantea todos los días”, luego, las del capellán (pues no hay ruptura en el personaje). De modo que no afirma nada, y “yo no he dado de él otra cosa que un negativo” (Carnets, II).

Hay un interés en Camus en “decir lo menos posible” de M. Ningún dato puede hacernos prejuzgar su actitud íntima, salvo el alegato del capellán. Quizás por este desagrado que expresa Camus cuando cita a Flaubert “Un hombre juzgando a otro es un espectáculo que me haría morir de risa si no me diera lástima”. (Carnets, II).

– 3. Lo que hay en M. de Camus

También porque hay mucho de él mismo y de su mirada sobre el mundo metido ahí: “Tres personajes entraron en la composición de El extranjero: dos hombres (uno de ellos yo mismo) y una mujer” (Carnets, II).

Así, sobre sus ambiciones, M. declara “que no veía razón para cambiar de vida […], cuando tuve que abandonar mis estudios, comprendí muy pronto que todo eso carecía de verdadera importancia.” Hay también todo un planteo en Carnets sobre las cosas insignificantes, fruto de la propia experiencia profesional de Camus.

Una nota sobre su madre y la imagen sobre París. París es descrito por M. como que “Es sucio. Hay palomas y patios oscuros. Las gentes tienen la piel blanca”, y Argel, por contraste, como “una ciudad de grandes calles y mujeres hermosas”. Curiosamente, la madre de Camus, Catalina Sintes, nacida en Menorca, semianalfabeta y casi sorda, cuando llegó a Francia, dijo: “Es bonito, pero ¿no hay árabes?”.

Hay que resaltar la pobreza en la que creció Camus, quien, por el contrario, la sentía como un regalo: “Ante mi madre siento que pertenezco a un noble linaje: el que no envidia nada”.

Tras la polémica con Sartre, Camus se decidió a mostrar la extrema miseria en la que había vivido durante su infancia, sobreponiéndose al pudor, y “liberándose de pronto, como él mismo explicaría en El primer hombre, de la vergüenza y de la vergüenza de haber sentido vergüenza”, según cuenta su hijo Jean. Pues para Camus, el dinero es algo que aleja de la toma de consciencia de la propia muerte, puro existencialismo.

– 4. M. no se justifica. ¡pero ante el capellán monta el cólera!

La primera idea de la novela la apuntó Camus en un cuaderno así: “Relato: el hombre que no quiere justificarse. Prefiere la idea que nos hacemos de él. Muere, único en tener conciencia de su verdad. —Vanidad de ese consuelo”. (Carnets, I)

Esta definición del personaje por negación es una elección intencionada. La clave del personaje está en el alegato frente al capellán, pues es el único momento en el que monta en cólera, “habla de sí mismo y confía al lector algo de su secreto”. Es el momento “en el que este ser tan disperso se integra al fin”, se hace cargo de su propia muerte (Carnets II).

Ante un crítico de la novela, Camus se defiende: “¿Dirá usted que en tal caso el que explica soy yo? Sí, y lo he pensado mucho. Resolví hacerlo, porque quería que mi personaje llegara al único gran problema por el camino de lo cotidiano y de lo natural. Había que marcar ese gran momento”.

– 5. El brillo del sol

Momento al que se llega por medio un hecho cualquiera, pues el asesinato del árabe es un hecho fortuito, un punto de absurdo que genera un cambio absoluto en el juego:

“El gatillo cedió, toqué el pulido vientre de la culata y fue así, con un ruido ensordecedor y seco, como todo empezó.” (1ª parte, escena 6).

Este asesinato “por culpa del sol” conduce a M. la sentencia de muerte:

“Pena de muerte. Se mata al criminal porque el crimen agota en un hombre toda la facultad de vivir. Si ha matado, lo ha vivido todo. Ya puede morir. El asesinato es exhaustivo.” (Carnets, II)

Tras la condena, M. constata como explica Camus “que a uno siempre le condenan por un crimen diferente” (el no haber llorado en el entierro de su madre) (Carnets, II)

– 6. La certeza

Y llega a la toma de consciencia sobre su propia muerte, que le ha llegado por sorpresa, y del absurdo de esta vida que es una espera de la muerte. Y cuán difícil es sostener esa certeza.

Se apodera de él la rebelión metafísica, que es el grito ante el capellán por defender que nadie le robe esa certeza:

“Llegado al absurdo, y cuando trata de vivir consecuentemente, un hombre comprueba siempre que la consciencia es la cosa más difícil de mantener del mundo. Las circunstancias casi siempre se oponen a ello. Se trata de vivir en un mundo donde la dispersión es la regla”. (Carnets, II)

– 7. “Vivir y morir delante de un espejo”

Así cita Camus a Baudelaire, quizás por eso el único deseo de M. es morir en el patíbulo rodeado por los gritos de odio de la multitud enfebrecida:

“Aprender a vivir y también a morir: hacerse dueño de la propia muerte.” (Carnets, II).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s